5 beneficios del mijo para deportistas

El mijo nos ayuda a reducir la presión arterial, previene la diabetes y es un gran aliado de nuestros músculos.

El mijo es un tipo de semilla con más de 10.000 años de antigüedad y muy popular entre los deportistas. Este grano contiene una fuente importante de energía, razón por la cual nos ayuda bastante si practicamos actividad física de forma regular y/o intensa. Además, aporta otros beneficios a nuestra salud gracias a su alto contenido en micronutrientes.

VALORES NUTRICIONALES DEL MIJO

Sin embargo, para entender el alcance de estos beneficios, primero hay que conocer cuáles son sus valores nutricionales más destacados. Unos datos que representan 100 gramos de dicho producto. Para empezar, el mijo contiene 11 gramos de proteínas y 64.4 gramos de carbohidratos. En ambas sustancias encontramos la principal fuente de energía que nos aporta y su incidencia sobre la musculatura. Como ya sabes, los hidratos y las proteínas son básicos en la dieta de todo deportista.

Su contenido en grasas es principalmente de tipo insaturado, por lo que participa activamente en la prevención de ciertas enfermedades cardiovasculares. Por su parte, la dosis de vitaminas del mijo es escasa, pero cobran una especial relevancia los minerales. Entre ellos, los tres con mayor presencia son el fósforo (285 mg), el potasio (195 mg) y el magnesio (114 mg). A grandes rasgos, el fósforo refuerza nuestra concentración, mientras que el potasio evita los calambres y el magnesio actúa como relajante muscular.

OTROS BENEFICIOS DEL MIJO

Mientras repasábamos los valores nutricionales del mijo, hemos ido conociendo algunos de sus beneficios más significativos. Referentes a la salud en general, esta semilla ayuda a reducir el colesterol, es muy digestiva, disminuye el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas, previene la diabetes y limpia nuestro organismo de toxinas.

En relación a la actividad deportiva, el mijo se centra en darnos el aporte energético que necesitamos para mejorar nuestro rendimiento. Además, es un gran aliado de nuestros músculos. El potasio participa en la transmisión de los impulsos nerviosos de los músculos, controlando su contracción, reduciendo la inflamación y evitando los temidos calambres ocasionados por el sobreesfuerzo. El magnesio también influye en el sistema nervioso, pero en su caso como relajante muscular. Una dieta baja en magnesio podría provocarnos calambres, debilidad, fatiga, espasmos o mialgias, entre otros síntomas.

Ten en cuenta que estos dos minerales se pierden en gran medida a través de la sudoración, por eso debemos cuidar su consumo a través de la dieta con ingredientes como el mijo.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *