Consejos para no hacerte daño haciendo dominadas

El ejercicio nos aporta muchos beneficios, sin embargo, también podemos hacernos daño si no lo hacemos de la manera correcta.

Tanto si te estás iniciando en las dominadas como si tienes ya algo de experiencia a tus espaldas, no está de más que conozcas y/o recuerdes algunos consejos para no hacerte daño mientras las practicas.

Las dominadas son un tipo de ejercicio cuya ejecución consiste en levantar el cuerpo mientras estás colgado de una barra, una práctica funcional que hace que mejore el core y la musculatura, y que trabaja toda la parte superior del tronco, incluyendo los brazos, la espalda y los abdominales. Además, la fuerza es la capacidad física más recompensada.

Sin embargo, por sus características y el esfuerzo que requiere por nuestra parte, en ocasiones es posible que lleguemos a hacernos daño si no lo ejecutamos de la manera correcta.

CÓMO HACER DOMINADAS PARA NO DAÑAR TU ESPALDA

La espalda es una de las partes del cuerpo que más sufre con las dominadas. Debemos hacerlas de forma correcta para evitar lesiones y contracturas que nos pueden pasar una factura muy cara.

Lo primero es aprender de los errores más habituales vinculados a este ejercicio. Por ejemplo, debemos aplicar la fuerza tanto con los músculos de los brazos como de la espalda, en lugar de conseguir el movimiento por la inercia del balanceo que logramos al saltar a la barra. Recuerda estirar bien los codos al bajar para no forzar demasiado los brazos y no cargar excesivamente sobre los hombros al subir. Trata de no contraerlos y de mantener el cuerpo recto para que, aunque subas el cuerpo, estos queden alineados en su posición habitual.

Una vez explicado lo que no se debe hacer, los consejos para ejecutar las dominadas de manera adecuada pasan por varios puntos. En primer lugar, hay que tener en cuenta que se trata de un deporte de fuerza sobre todo nuestro cuerpo, por lo que tenemos que controlar el peso. Si has cogido algunos kilos, tus brazos se pueden resentir.

No te olvides de la importancia del calentamiento. Si tratas de hacer dominadas con el músculo en frío, aumentarás las posibilidades de sufrir lesiones. Una carrera suave o una tabla de estiramientos aeróbicos te ayudarán a preparar el músculo.

La técnica en las dominadas también es fundamental no solo para obtener los mayores beneficios de este ejercicio, también para evitar lesiones y contracturas. Recuerda dos de los puntos que hemos mencionado en el apartado de los errores: al bajar los codos deben quedar estirados y al subir no hay que contraer los hombros.

Si te cuesta mucho el acto de subir y bajar, puedes probar a hacer alguna actividad de resistencia. Agarra la barra, sube el cuerpo por encima de ella y mantente en esta posición todo lo que puedas. Normalmente, con 30 segundos en cada sesión es suficiente para que el cuerpo vaya cogiendo forma.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *